Applus+ analiza cómo contribuyen las empresas a mejorar la ESG en España

10/06/2022

    Applus+ se ha reunido con PwC, Naturgy y Endesa en torno a una mesa redonda organizada junto al diario El Confidencial para debatir sobre la contribución de las empresas a la mejora de los indicadores medioambientales, sociales y de gobernanza (ESG, por sus siglas en inglés). Las conclusiones son categóricas: “Ahora mismo es impensable no integrar los criterios ESG en la estrategia de la empresa”.

    La ESG cobra cada vez mayor importancia en la sociedad española, coinciden todos los ponentes del evento: Teresa Sanfeliu, Vice President of Internal Quality, H&S and Innovation de Applus+; Marga de Rosselló, directora de Sostenibilidad y Cambio Climático de PwC España; Nuria Rodríguez Peinado, directora de Medioambiente y RSC de Naturgy; y Angel Fraile Coracho, Head of Sustainability Planning and Stakeholder Engagement de Endesa Iberia.

    Todos los ponentes señalan que la Unión Europea es el líder mundial en tendencias de sostenibilidad. El marco regulatorio del futuro próximo en Europa va a acelerar el proceso de adopción de criterios ESG corporativos, concuerdan todos, pero “en España se avanza a doble velocidad, con grandes compañías mejor preparadas que el resto”. Los ponentes coinciden en que las administraciones están pidiendo un grado de madurez que el sector aún no tiene. El ritmo que marca la normativa es demasiado acelerado y las pymes tienen dificultades para adaptarse a él, un escenario especialmente difícil en una economía como la española, con un 90% del tejido empresarial formado por pequeñas y medianas empresas.

    Otro aspecto particular de la economía española es que falla el cliente doméstico. Todavía no estamos al mismo nivel que los usuarios del norte de Europa, dispuestos a pagar un sobreprecio por empresas comprometidas, explican los ponentes. Pero también hacen autocrítica en ese aspecto, ya que creen que las empresas deben ser capaces de poner en valor lo que están haciendo y por qué.

    Aún así, los participantes coinciden en que podemos estar satisfechos: en el escenario actual de la sostenibilidad, España es ejemplo y motor de cambio. Según PwC, consultora que ha ayudado a las empresas a gestionar esta nueva estrategia, “en España siempre hemos tenido un posicionamiento muy bueno, ya se le estaba dando importancia en empresas como Applus+, etc. Pero los inversores han sido el gran cambio que ha hecho moverse todo”.

    Los ponentes apuntan que la ESG no solo consiste en prepararse frente a los riesgos, sino también en identificar oportunidades, porque la mejora en sostenibilidad es “una ventaja competitiva en el medio y largo plazo”. La estrategia ESG hay que embeberla de forma transversal en toda la compañía, integrarla en planes de negocio verdaderamente sostenibles a los que hay que dotar de los medios necesarios para desplegarlos. Y por supuesto, hay que medir el desempeño de los mismos, para mejorar.

    Dentro de la empresa, la ESG emana desde el CEO y el Consejo de Administración, descendiendo a todas las líneas de negocio. La gobernanza es fundamental para impulsarla, pues asegura coherencia en la ejecución. “Es importantísimo que lo que se dice esté alineado con lo que se hace”, observan los ponentes. Esta estrategia permite tener en cuenta a todos los grupos de interés, incluso a los que quedarían fuera en una estrategia meramente financiera. Basándose en sus preocupaciones, las empresas deben establecer un marco de materialidad para priorizar los temas más relevantes y que no siempre son puramente financieros.

    La gran asignatura pendiente, coinciden todos, es homogeneizar la información, los indicadores que miden el grado de avance de las acciones realizadas para poder demostrar con hechos los compromisos que se adoptan. La falta de un sistema homogéneo dificulta las comparaciones incluso entre compañías de un mismo sector. Europa está trabajando para establecer criterios únicos y acercar la sostenibilidad al contexto financiero en cuanto a rigurosidad y comparabilidad.

    Las alianzas son clave para el éxito de la ESG. “Los obstáculos son tan enormes, de tal calado y dimensión, que o los hacemos juntos, o va a ser complicado que se cumplan. Las empresas del sector tenemos que trabajar cada vez más conjuntamente para hacer frente a los retos del futuro”, reconocen todos los ponentes. Para ello, la colaboración privada-privada es tan importante como la público-privada. Los participantes consideran que, si se actúa a la vez, con conciencia de que hay peligro real, con regulación y un objetivo común…despertará el hambre de la colaboración entre las empresas, incluso entre competidores para la consecución de un beneficio común.

    Eso sí, todos ponen el acento en que será necesario poner en marcha acciones para minimizar los impactos negativos a corto plazo en sectores vulnerables que se verán afectados por las decisiones drásticas que habrá que tomar en pos de la sostenibilidad. Pero todos son conscientes de su parte de responsabilidad social: “Una transición justa requiere sacrificios y solidaridad. La transición no tiene vuelta atrás, pero hay que ser conscientes de los impactos que va a tener el proceso para no dejar a nadie atrás”.

    Applus+ utiliza cookies propias y de terceros para fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Clica AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar” o configurarlas o rechazar su uso clicando aquí.

    Panel de configuración de cookies