Applus+ completa una compleja inspección de tuberías por ultrasonidos en Alaska

02/07/2019

    Las tuberías submarinas presentes en la vertiente septentrional de Alaska son muy difíciles de reemplazar.

    El coste que supone el cierre de una línea corroída es elevado, puesto que es preciso realizar un exhaustivo proceso de tramitación de permisos. La empresa de servicios energéticos Eni US Operating Co. Inc. necesitaba trazar un plan que le permitiese reemplazar las líneas existentes, con las mínimas repercusiones posibles.

    Applus+ se encargó de inspeccionar las soldaduras circunferenciales de las tuberías mediante ensayos automatizados por ultrasonidos (AUT). Su sistema patentado Rostoscan garantiza que la calidad de la soldadura cumple las especificaciones de Eni.

    Una de las principales dificultades registradas a la hora de desarrollar estos trabajos en la vertiente septentrional de Alaska fueron los fenómenos metereológicos extremos: las bajas temperaturas, los fuertes vientos y los temporales de nieve. Otra de las complicaciones fue la recogida de ensayos automatizados por ultrasonidos para cumplir la normativa medioambiental.

    Por último, cabe comentar que se presentaron dificultades logísticas especiales a la hora de conseguir camiones y suministros para el lugar del proyecto, debido a la falta de infraestructura en la vía que une Fairbanks y la vertiente septentrional de Alaska. Además, las fluctuaciones de temperatura complicaron la realización de la obra. Hubo que aislar la capota del camión con espuma de poliestireno y utilizar calefactores, así como añadir anticongelante biodegradable para evitar la congelación del sistema de acoplamiento de ensayos automatizados por ultrasonidos.

    Durante la fase de conexión del proyecto, se construyó un recinto para garantizar que el bloque de referencia permaneciese a la misma temperatura que las soldaduras por inspeccionar: si el bloque estuviese demasiado frío, las soldaduras no podrían explorarse a tiempo. Debido a los fuertes vientos del océano Ártico, fue necesario construir paravientos portátiles para proteger las soldaduras y el bloque de referencia durante la exploración.

    A pesar de todas las dificultades encontradas, el proyecto fue un éxito. Era la primera vez en la industria que se hacía de este modo, lo que permitirá que de ahora en adelante otras tuberías se reemplacen valiéndose de las mismas técnicas.

    La labor de Applus+ resultó fundamental a la hora de ofrecer seguridad y un producto de calidad, lo que demuestra su capacidad para abordar los retos específicos que presenta la inspección de tuberías en esta parte de Alaska.

    Hemos aprendido mucho de nuestra participación en este proyecto desarrollado en condiciones extremas, y esperamos poder aplicar esta experiencia en futuros proyectos.