INTRODUCCIÓN
La investigación y el análisis de accidentes e incidentes laborales constituye una parte esencial de la gestión de la salud y la seguridad. Las investigaciones en materia de salud y seguridad proporcionan a una organización un conocimiento más profundo de los riesgos asociados a sus actividades laborales. La adopción de unas medidas de control de riesgos bien pensadas, combinadas con una supervisión y una monitorización adecuadas y una gestión eficaz (es decir, un sistema de gestión de riesgos), permitirá garantizar que las actividades de la organización son seguras. Las investigaciones en materia de salud y seguridad son una herramienta importante para el desarrollo y el perfeccionamiento de un sistema de gestión de riesgos.
NUESTRA SOLUCIÓN
El servicio de investigación de accidentes de Applus+ se estructura en torno a las actividades siguientes:
 
Recogida de información, que deberá:
 
  • Realizarse con rapidez.
  • Ser estructurada, establecer claramente lo que se sabe y lo que se desconoce e incluir un registro del proceso de investigación.
 
Análisis, que deberá:
 
  • Ser objetivo e imparcial.
  • Identificar la cadena de acontecimientos y las condiciones que condujeron al suceso adverso.
  • Identificar las causas inmediatas.
  • Identificar las causas subyacentes, es decir, las acciones pasadas que han permitido o provocado que las condiciones o prácticas inseguras no se detectaran.
  • Identificar las causas raíz, es decir, la organización y la gestión de la salud y la seguridad (supervisión, control, formación, recursos asignados a salud y seguridad, etc.).
 
Actividades relacionadas con las medidas de control de riesgos, que incluirán:
 
  • Identificar las medidas de control de riesgos no implantadas, inadecuadas o no adoptadas.
  • Comparar las condiciones y prácticas existentes con las exigidas por la legislación, los códigos de prácticas y las directrices vigentes.
  • Identificar medidas adicionales necesarias para tratar las causas raíz, inmediatas y subyacentes del suceso adverso.
  • Formular recomendaciones útiles sobre medidas que puedan adoptarse.
 
Actividades relativas al plan de actuación y su implementación, que incluirán:
 
  • Elaborar un plan de actuación con objetivos específicos, medibles, consensuados, realistas y escalonados en el tiempo.
  • Asegurarse de que el plan de actuación se ocupe no solo de las causas inmediatas y subyacentes, sino también de las causas raíz.
  • Incluir en el plan las lecciones extraídas que pueden aplicarse para prevenir otros sucesos adversos.
  • Compartir impresiones con todas las partes implicadas para asegurarse de que las conclusiones de la investigación y las recomendaciones sean correctas, aborden los problemas y sean realistas.
  • Informar sobre los resultados de la investigación y el plan de actuación a todos aquellos que deban conocerlos.
  • Incluir en el plan las medidas necesarias para su implementación y para que se realice un seguimiento de los progresos.
 
A QUIÉN VA DIRIGIDO
La urgencia de una investigación dependerá de la magnitud del riesgo en cuestión y de lo apremiante que sea (por ejemplo, un accidente grave en una tarea cotidiana deberá investigarse sin demora).
 
En general, los sucesos adversos (incidentes y accidentes) se deben investigar y analizar cuanto antes. No se trata simplemente de una buena práctica, sino de una cuestión de sentido común: los recuerdos son más nítidos y la motivación mayor justo después de un acontecimiento de estas características.
 
 
 
 
VENTAJAS Y BENEFICIOS
Entre las ventajas de las investigaciones de accidentes se incluyen las siguientes:
 
  • Permiten evitar otros sucesos adversos similares. Si se produce un accidente grave, las autoridades reguladoras adoptarán una línea de acción firme si la empresa en cuestión ha desoído advertencias previas.
  • Permiten evitar pérdidas económicas por trastornos a la producción, interrupciones, pérdida de pedidos y por los costes de los procesos judiciales penales y civiles.
  • Aumentan la moral de los empleados y mejoran su actitud hacia la salud y la seguridad.
  • Fomentan una mayor cooperación de los empleados en la adopción de nuevas precauciones de seguridad si estos han participado en las decisiones y ven que los problemas se abordan.
  • Permiten desarrollar habilidades de gestión que se pueden aplicar fácilmente a otras áreas de la organización.