INTRODUCCIÓN

La detección de halógenos es un tipo de prueba de fugas en la que se utiliza un gas trazador y una sonda para detectar la presencia de halógenos. Detectar halógenos a través de una barrera de presión indicaría la presencia de una fuga.

NUESTRA SOLUCIÓN
Applus+ cuenta con técnicos certificados y con los equipos adecuados para llevar a cabo los diferentes tipos de pruebas por detección de halógenos.
A QUIÉN VA DIRIGIDO
Las pruebas por detección de halógenos pueden utilizarse en diferentes industrias. Uno de las pruebas más habituales consiste en presurizar el lado de la carcasa de un intercambiador de calor con el gas trazador (normalmente halógeno) y posteriormente colocar un sensor en las soldaduras de las placas de tubos para detectar si hay presencia de halógenos, lo que indicaría que hay una fuga.
Este tipo de pruebas pueden realizarse en nuevos componentes para asegurar su hermeticidad antes de ponerlos en servicio, o sobre componentes ya en uso para conocer la posición de una fuga.
VENTAJAS Y BENEFICIOS
 Las pruebas por detección de halógenos pueden efectuarse sobre componentes nuevos o en uso, bien para asegurarse de que sean herméticos, o bien para establecer la posición de una fuga en caso de sospecharse que podría haberla.